Bienvenidos

Bienvenidos a este nuevo espacio dedicado a la difusión de lo que he recopilado y sigo recopilando y escribiendo sobre este tema que tanto nos inquieta:
La Ascensión y la Nueva Energía, que, para los que estamos en este camino desde hace tiempo es tan importante.
Gracias por estar en cada uno de mis emprendimientos, seguirme, leerme, en fin: ESTAR, GRACIAS, y que disfruten de este espacio.

pueden comunicarse conmigo siempre que lo deseen
un abrazo de paz y de luz en esta nueva energía
Marianela

NOVEDAD:

Novedad:

Todo el curso en audios individuales de práctica

jueves, 30 de agosto de 2012

El dolor del nacimiento cósmico


Canalización de Jeshua en Tilburg (Holanda).

"Lo que yo quiero pedirles a ustedes es que busquen dentro de su propia conciencia la herida original  que fue creada cuando dejaron el Hogar. ¿Pueden ustedes encontrar dentro de ustedes mismos el lugar físico donde se sienten ser separados desde la unidad original? Es una unidad primordial que ustedes no pueden explicar con sus mentes, pero de la cual están seguros, profundamente en su corazón, de que la han conocido.

Al volverse ustedes nuevamente hacia el dolor original de la partida desde el "Hogar", pueden encontrar una sustancial fuerza para sanarse a ustedes mismos. Es allí, después de todo, ¡donde yace el origen de su pérdida de fuerza!
Todos ustedes aquí, los que están presentes y los que están leyendo este texto, están en el proceso de dar un paso hacia un nuevo nivel de conciencia. Un nivel donde hay una base de seguridad interior y confianza en sí mismo, a través de la cual serán posibles muchas nuevas creaciones. Ustedes serán capaces de vivir y crear desde esta nueva conciencia interior.

Pero para realmente reconocer este nuevo nivel de conciencia, es de suma importancia viajar hasta el núcleo y el origen de los bloqueos y desequilibrios que ustedes experimentan en su vida diaria.
En esta fase de su desarrollo, es tiempo no solo de mirar los dolores y traumas que han surgido en sus vidas actuales y tal vez en los tiempos de vida anteriores, sino también de dar un paso más profundo. Es necesario ahora ir hacia atrás a la escena primordial y, tan pronto como su conciencia la reconozca y la recuerde dentro de su corazón, prestarle atención al dolor dentro de ustedes mismos. Es tiempo de cuidar aquel nuevo niño cósmico que aún está vivo dentro de ustedes y no sabe hacia donde está siendo dirigido y carece de todo sentido de orientación.

Me gustaría darles un modo de conocer y de trabajar con este dolor primordial. Es importante darse cuenta de que este dolor también tiene una localización física; está ubicado en el abdomen. Éste es el asiento de las emociones y de los sentimientos asociados.
El abdomen frecuentemente es el lugar o el centro energético desde el cual ustedes establecen relaciones con otras personas. El problema que a menudo surge aquí es que en el centro de su abdomen hay un dolor que trasciende esta vida terrestre, que trasciende todos los tiempos de vida, y que sigue hacia atrás hasta su nacimiento como almas individuales. El dolor del nacimiento cósmico está en el nivel más profundo.
Sin embargo, ustedes frecuentemente tratan de aliviar este dolor cósmico individual en el nivel de las relaciones con otras personas. Específicamente en las relaciones personales profundas, donde hay intimidad con otro, frecuentemente sucede que ustedes intentan sanar su propia herida más profunda con la energía de otro.
A menudo, ustedes reconocen muy bien el dolor en el otro.

Esencialmente, siempre es el mismo dolor que está basado en la pérdida de la seguridad y de la conexión primordial. El otro con frecuencia funciona como un espejo para su propio dolor. En esencia, ustedes reconocen su propio dolor en la cara del otro.
Debido a que ustedes reconocen su propio dolor en el otro, más fácilmente de lo que pueden reconocerlo en ustedes mismos, ustedes comienzan a tratar de resolver este dolor en el otro y subconscientemente ustedes esperan que su propio dolor sea reducido por la presencia (amor, reconocimiento) del otro.
Pero este juego que es con frecuencia representado en las relaciones (sexuales) hace que sea más difícil que antes sanar la herida.

Esto es porque se puede desarrollar fácilmente una dependencia mutua desde este rol de juego emocional, sobre el cual ambos en la pareja crecen atados. Tan pronto como empieza a formarse la dependencia, comienzan a involucrarse aspectos de poder, que los llevarán más lejos del hogar, literalmente (del Hogar). Siempre que ustedes comiencen a inclinarse al poder, ustedes están entregando su propia fuerza. El poder y la dependencia no pueden existir uno sin el otro.

El área de las relaciones personales (íntimas) es un indicador muy importante para llegar a ser consciente del profundo dolor cósmico que todos ustedes llevan consigo.
Muy frecuentemente ustedes sienten como que necesitan la presencia de otro en su vida.
Esto trabaja desde afuera diciéndoles que esa soledad está asociada con la falta de contacto con otros y que la solución está en una relación de amor o de amistad. Pero en ésta presunción yace una gran trampa potencial.
La trampa es que ustedes están colocando la causa de su dolor fuera de ustedes mismos. El resultado es que ustedes, en el sutil rol jugado en las relaciones, comienzan a sostener que el otro es responsable de sus heridas internas: ustedes son la víctima.
Al mismo tiempo, ustedes están ejerciendo un cierto poder sobre el otro, porque ustedes conocen su dolor interno y su vulnerabilidad.

El significado espiritual del amor entre un hombre y una mujer, o en cualquier relación sexual íntima, no es: sanarse las heridas uno al otro. La belleza real de una relación de amor yace en el encuentro de dos seres completamente independientes que comparten entre ellos sus propias riquezas. Cada uno tiene sus propios puntos de vista sobre la realidad, su propia manera de experimentar las cosas. Ser capaz de compartir esto mutuamente en el nivel más profundo es una gran alegría para el alma.
Por consiguiente ¡nada del menoscabo de las relaciones íntimas!
Yo solamente quiero señalarles que a estas relaciones con frecuencia se les da un mal uso, cuando se intenta sanar una herida interior que en realidad no tiene nada que ver con la otra persona.

A veces puede ser muy difícil darse cuenta de esto en el nivel más profundo. Comprender que si ustedes se sienten terriblemente solos o abandonados o tristes, ustedes están creando esta realidad, este sentimiento para ustedes mismos. Ustedes son el creador de esta realidad interior que llaman soledad o sentimiento de abandono.

La solución real para estos sentimientos, que son muy profundos y muy viejos, se encuentra en volverse hacia ustedes mismos en lugar de volcarse hacia otro, hacia donde ustedes tienen la fuerza real a su disposición. Para todos los sentimientos de desesperación, depresión y soledad en su vida, la solución está disponible dentro de ustedes mismos en una forma energética.

La solución ya está ahí, está presente en su energía. La energía de la solución puede parecer oculta, en el sentido de que ustedes necesitarán encontrar la puerta y abrirla. Pero en esencia ustedes son energía Divina que tiene todo disponible dentro de sí misma para consolar al niño perdido dentro de ustedes.

La invitación a todos ustedes, a cada alma individual, es la de impregnarse de su propia divinidad.
La tendencia a volverse dependientes de alguien más respecto a esto, es la causa de muchos desacuerdos y esto nunca resolverá el dolor más profundo.

Por esto es que es tan importante reconocer completamente la fuente real de ese dolor, darse cuenta de que yace en una dimensión espiritual que trasciende estas relaciones, este trabajo, estos padres, etcétera. Y comprender que por lo tanto la solución no se encuentra en el comportamiento de su pareja, de su madre, de su hijo, de su colega, sino pura y solamente dentro de ustedes mismos.

 Pregunta 2

¿Cómo puede uno saber si está llevando partes no resueltas de uno mismo a una relación (que deberían trabajarse a través de uno mismo), o si uno está verdaderamente trabajando en la relación?

Cuando ustedes sienten que en una relación con otro surgen sentimientos de miedo, esto indica que hay que prestar mucha atención. Porque cuando el miedo está presente, es un signo de que ustedes sienten la necesidad de cambiar algo o de agarrarse de algo o de dirigir a alguien a alguna dirección.

Los sentimientos de miedo siempre son un signo de que están temiendo perder una parte de ustedes mismos. Sin embargo, nunca pueden perder una parte de ustedes sin que ustedes lo permitan. No es el otro tomando algo de ustedes. Son ustedes que están creando el temor de perder.

Las relaciones con frecuencia son una mezcla de amor puro, en donde ustedes le permiten al otro ser libre y aceptan al otro, y de sentimientos de miedo, en donde juegan su parte aspectos de poder y dependencia.
Para darse cuenta dónde ustedes permiten que sus heridas interiores subconscientemente jueguen una parte en la relación, es muy importante ser conscientes de los momentos o situaciones en los que ustedes sienten temor en su relación. Y cuando son conscientes de esto, pueden dar una mirada profunda a esa parte de ustedes mismos. Esto quiere decir: cuando ustedes se dan cuenta, en un conflicto con otro, que están hablando desde un miedo interior que no tiene nada que ver con lo que el otro está diciendo o haciendo, se hacen responsables de ese temor: reconocen que es algo que les pertenece a ustedes y que es independiente del otro.

Vuelvan su conciencia hacia ustedes mismos y vean qué miedo hay dentro de ustedes y dense lo que necesitan. Vean que es un problema que solo ustedes pueden y deben resolver.

Esto no significa en absoluto que ustedes deberían terminar la relación o vivir solos. El asunto es que hay que crear claridad en la relación. Cuando ustedes se hacen responsables de sus propias emociones (negativas), ustedes pueden fácilmente y abiertamente comunicar estas emociones al otro. Si el otro les da el espacio para hacer esto, es el signo de que hay una buena base para prosperar en una relación sana.
Ya he dicho con anterioridad que el objetivo de una relación de amor no es: curarse las heridas uno al otro.
No obstante, una relación en la cual ambos en la pareja se hacen responsables y se reconocen como individuos independientes, va a ser sana. El amor recíproco tiene una propiedad curativa.

En una relación amorosa, ambos en la pareja se aman y se respetan. En tal relación el otro también les refleja aspectos de ustedes. El amor que se den a ustedes mismos, va a ser exaltado y fomentado por la presencia de la otra persona. Ésa es una propiedad inspiradora.
Por consiguiente, el punto vital no es que ustedes no pueden recibir sanación del otro, sino que ustedes no tienen que volverse dependientes de esto.

Y cuando ustedes sienten que surgen sus miedos – también en la forma de celos, ira, decepción, expectación – estén alertas y registren el dolor y herida subyacente dentro de ustedes mismos que es, en esencia, su responsabilidad. El otro ciertamente puede tocar ese dolor con ciertos modos de comportamiento, pero es muy importante no dejarse seducir por el rol de víctima. Reconozcan que ese dolor es su creación. Eso es maestría.

 
Pregunta 4

Cuando estoy solo, me resulta fácil estar dentro de mi propia fuerza o quietud. Pero cuando estoy rodeado de personas, a menudo me retraigo a una sensación de insignificancia, la sensación de tener que defender mis ideas, y cosas por el estilo.

En el momento en que te sientes herido por lo que otra persona dice o piensa, fluye dentro de ti una ola de energía que tiene un matiz de fondo de miedo. Esta ola saca a tu conciencia de tu centro. Tu conciencia se sumerge en esta ola, como quien dice, y luego se identifica con ese miedo.

Es importante reconocer el mismo miedo subyacente en todos los diferentes incidentes con personas (observaciones o sucesos) que acontecen todo el tiempo. Si tú puedes hacer esto, habrás simplificado el problema y eso es muy importante.

Cuando los problemas parecen muy complicados, en realidad están tratando con los detalles, a un nivel superficial. Siempre traten de sentir la emoción subyacente o el tono de sentimiento que está en el núcleo de los incidentes. En este caso, es miedo. Tú sientes una cierta inquietud o nerviosismo en tales situaciones. Y también hay cólera, porque los demás no están viendo o reflejando tus intenciones correctamente.

En el momento en que te sientes herido por otro, tú ves al mundo y a ti mismo desde la perspectiva de los demás y entonces dices: esto no está bien. Te sientes intranquilo y encolerizado y a veces confundido, porque existe en el mundo una imagen de ti que no está de acuerdo con tu percepción interior.
La respuesta a este problema es: deja que el otro tenga su percepción.
Permite el modo de percibir del otro, no importa cuán limitado sea a tus ojos.
Tú no deberías tratar de corregir el punto de vista del otro. Tú no tienes que hacer eso, no es tu responsabilidad. Cuando te liberas de esta 'obligación', el espacio a tu alrededor se extiende enormemente.

Con frecuencia tú esperas que los demás piensen de ti de una cierta manera. Tú esperas la reacción de los otros con temor y expectativas. Pero si dejas que el otro sea libre en su percepción, ya no tendrás que experimentar su reacción como un juicio hacia ti. Tú puedes simplemente dejar que la reacción negativa esté en la otra persona como su interpretación de ciertas señales.

Tú dices que puedes estar en tu centro más fácilmente cuando estás solo. Para muchos de ustedes es importante pasar tiempo solos, porque pueden entrar más fácilmente en contacto con ustedes mismos cuando están solos, que cuando están en presencia de otras personas.

En presencia de otras personas a menudo emerge un cierto desasosiego, algo que les hace sentir que ustedes deberían ser diferentes de lo que son. Y tan pronto como piensan eso, ustedes empiezan a perder contacto con su centro. Entonces ustedes se desvían, o quedan como suspendidos fuera de su centro.
Para sentir cómo es sentirse en su propio centro, es importante permanecer relajados con regularidad, tener momentos de quietud para ustedes mismos de modo que puedan sentir cómo es estar en su propia compañía. Momentos en los cuales tienen un cierto contacto íntimo con ustedes mismos y saben cómo se siente su propia energía cuando están tranquilos y relajados.

En cuanto estés en contacto con otros nuevamente y sientas que eres jalado de tu centro, la primer y más importante cuestión es ser consciente de que está sucediendo. Luego, con la ayuda de tu respiración, puedes llevar la energía hacia dentro de ti, hacia tu vientre, hacia tu centro. Entonces en el momento que sientes que eso está sucediendo, trata de respirar tres veces desde tu abdomen. Vas a sentir que algo sucede: que la energía se desplaza hacia dentro de ti. Puede que tengas que hacer esto frecuentemente para volverte otra vez hacia dentro de ti. Pero cuanto más lo hagas, más fácilmente lo lograrás. Y siendo consciente, tú puedes volverte hacia tu propia energía incluso más fácilmente y más rápidamente, y así incrementas tu habilidad de permanecer en tu centro.
Me gustaría decirte una última cosa. Tú eres una persona muy empática. Tú fácilmente ves cosas a través de los ojos de los demás. Trata, mientras estás en contacto con otros, de preguntarte a ti mismo: ¿cómo me siento respecto a esto? ¿Cómo estoy viendo las cosas? No mires la situación a través de los ojos de los demás, en cambio desplaza la energía hacia dentro de ti. Ésta es también una manera de ir hacia tu centro: de sostener tu propio punto de vista mientras estás con los demás.

 

Para más información: www.jeshua.net/ esp


 
 consulta por el curso preparatorio para vivir en la nueva energía

"Crea la Paz dentro de tí, y la Paz llegará a tí, te rodeará y pacificará tu mundo. Crea la Luz dentro de tí y la Luz te envolverá y envolverá tu mundo. Se feliz y la felicidad te acompañará a ti y a quienes contactes"
Marianela Garcet



No hay comentarios:

Publicar un comentario

puedes dejar tu comentario aqui si lo deseas

Si te gustó, compártelo


Share/Bookmark